miércoles, 5 de abril de 2017

Reflexión de la parte final de la planficación

Termino ya este bloque, sobre planificación de mi tarea integrada, y lo hago con la sensación de haber dado algún paso interesante.

A priori, pensé que la actividad sería más sencilla, pero el haber realizado un estudio tan conciso con la elaboración de la tarea integrada, me ha hecho consciente de la necesidad de ajustar y afinar en el proceso de evaluación. Aquí incluyo mi secuencia de implementación de la tarea:




No siento matemáticas una materia que tenga asociados trabajos evaluables por los alumnos (esa es mi percepción, no necesariamente es la mejor), he sido consciente de que las matemáticas pueden ser la base para que los alumnos aprendan (o afiancen) conceptos a menudo alejados de la propia materia.

Quizás lo más complicado ha sido crear la actividad y contemplar todos los aspectos relacionados con la misma. No he podido dedicar todo el tiempo necesario ni lo he podido hacer en los plazos adecuados para una reflexión profunda y tranquila, lo cual ha hecho que la perspectiva de la Tarea a realizar sea muy mejorable. He tratado de buscar la complicidad de otras materias y, quizás, poder realizar esto con la ayuda de profesores de las materias a las que he querido implicar, hubiera mejorado la calidad de la propia tarea.

Sí me queda claro que la evaluación necesita de la constatación de los pasos que va dando el alumno y de que en el camino de la evaluación, puedo ampliar horizontes y hacer que el alumno aproveche cualquier circunstancia de aprendizaje como una oportunidad de mejorar sus habilidades y capacidades de forma general, no sólo en cuanto a la materia en cuestión.

Agradezco la oportunidad de poder realizar este curso y poder tener más herramientas y perspectiva para hacer que mi tarea de enseñanza sea, cada vez, más rica.